En el Planeta de los Sentidos, de Beatriz Velilla

cartel_planeta_web

Reparto
HECHICERA TREMEBUNDA Victor Antona
NATURALEZA CON SENTIDO Macarena Robledo
TEATRININDA Pilar Molina
LECHUGUINDO Luis Seguí
Música
PIANO Borja Floü
PERCUSIÓN: Alfonso Gómez
COREOGRAFÍA Y RAP: Borja Floü

ILUMINACIÓN Rubén Valero
AUDIOVISUAL Natxo F. Laguna
ESCENOGRAFÍA Cristina Domínguez
FOTOGRAFÍA Y VÍDEO Desberdina Films
CARTELERÍA José Bueno
PRODUCCIÓN Barlovento Teatro
DIRECCIÓN Y DRAMATURGIA Beatriz Velilla

Contratación y Prensa
Barlovento Teatro
Natxo F. Laguna
915 233 284 / 609 333 414
natxo@desberdina.com
c/ Rodríguez San Pedro 16. 28015 Madrid
CIF G-85864189
Duración 50 minutos
Ver teaser https://vimeo.com/121698964
Medidas mínimas de escenario. 5 m de embocadura por 4 m de fondo
Diseño de iluminación adaptable a las características del espacio

Acerca de En el Planeta de los Sentidos
Como decía El Principito “lo esencial es invisible a los ojos, sólo puede verse con el corazón”. La obra En el Planeta de los Sentidos pretende transmitir al público un mensaje de respeto al planeta en el que vivimos, y, al igual que el clásico de Antoine de Saint-Exupèry, de tolerancia y amor a los demás aunque sean diferentes.
A través de las peripecias de los habitantes de este planeta tan especial los niños y niñas, y también los mayores, aprenden que todos y cada uno de nosotros tiene dentro de sí mismo algo bueno que ofrecer. Y que eso que tenemos que ofrecer es aún mejor si se comparte con los demás.
El gran conflicto de la obra es la elección a la que se enfrentan sus personajes, que se ven en la tesitura de tener que elegir entre lo físico, – lo material, la comida -, y las artes, – lo inmaterial, la música, el teatro -.
Los niños y niñas del público son llamados a participar durante la representación, convirtiéndose así en sujetos activos del gran despliegue sensorial de este montaje, en el que podrán saborear, oler, ver y tocar toda clase de objetos y alimentos.
Asimismo, durante la actuación se regala también el sentido del oído gracias a la representación musical en directo de piano y percusión, instrumentos que se vinculan directamente a la escenografía y a la narrativa de la obra, dando énfasis a la personalidad de cada uno de los personajes.
Todo ello hace que sea una obra muy didáctica a la vez que divertida, y absolutamente recomendable en este mundo en el que la destrucción del planeta y el ritmo trepidante en que nos vemos inmersos, nos hace a menudo olvidarnos del gran placer que se experimenta haciendo uso de los sentidos. Un verdadero impulso al desarrollo de la sensibilidad del público, infantil y adulto, hacia la música, la imagen, los olores, las texturas y los miles de sabores que nos envuelven y nos completan.
La obra dura 50 minutos, en los que los niños y niñas se ven inmersos en un mundo sensorial lleno de magia… interactuando con los actores en un planeta en el que todos tendrán algo que ofrecer:
lo mejor de sí mismos.
Beatriz Velilla. Autora y directora

Sinopsis
En el Planeta de los Sentidos, gobernado por Naturaleza Con Sentido, hay dos habitantes muy especiales: Lechuguindo y Teatrininda, el cocinero y la bufona del planeta. Ambos dotan al planeta de frutas diversas y sentidos varios, que hacen que los habitantes del lugar crezcan sanos y felices.
En este planeta hay también una hechicera, llamada Tremebunda, que no sabe respetar la naturaleza y no es capaz de oler, ni saborear, ni tocar, ni oír, ni casi ver… y solo desea tener poder para adueñarse de todo el planeta. Para ello se propone casarse con Naturaleza, por lo que un buen día se dirige a su encuentro con ese propósito.
Naturaleza, muy preocupada por la conservación de la naturaleza y la preservación de los sentidos en los habitantes del planeta, rechaza a Tremebunda ignorando además su discapacidad sensorial.
Tremebunda, ofendida por el rechazo de Naturaleza, pretende vengarse de ella. Para ello, se disfraza de mensajera y se gana la confianza de Lechuguindo y Teatrininda, y, mintiendo, los convence de que Naturaleza prescindirá en breve de uno de ellos, puesto que en el planeta, supuestamente, no caben los dos. Al enfrentarse ambos, el planeta se vuelve más feo y, todos los habitantes dejarán, como la hechicera, de sentir. Así, ese año Lechuguindo y Teatrininda no acuden a la fiesta del Planeta de los Sentidos, lo que provoca que el planeta pierda su olor, los alimentos dejen de saber, todo pierda su color, y que los habitantes dejen de ver, oír o poder tocarse.
Solo cuando Lechuguindo y Teatrininda descubren que esa mensajera no era quien decía ser, sino la hechicera, se lo hacen saber a Naturaleza, y todos se dan cuenta de que en el mundo todo es necesario: las frutas y verduras representados por Lechuguindo, y los sentidos cultivados gracias a Teatrininda. Incluso la magia de la Hechicera Tremebunda.

Dirigido a público… de todas las edades. Especialmente pensada para niños y niñas de 3 a 10 años. Dado su dinamismo y código escénico, el espectáculo está dirigido a público familiar, pues posee un carácter infantil en el que el mundo de los adultos también está muy presente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s